viernes

UN CORAZON EN VENTA


La verja del jardín, medio cerrada,
perdido su color, te dará paso,
encontrarás la hierba descuidada
y un olor a humedad y a desamparo;
llegarás a la puerta de la casa
y en un viejo cartel, bajo el tejado,
leerás, mal escritas, las palabras
"se vende un corazón deshabitado".

Llamarás a la puerta suavemente
como si no quisieras despertarlo,
a ese oscuro rincón donde se siente
el frío pedregal del desengaño...
nadie contestará y nuevamente
mirarás el cartel allí colgado
del muro de la casa, decadente,
"se vende un corazón abandonado".

Empujarás la puerta y medio abierta
dudarás al entrar, todo el pasado
recorrerá tu cuerpo en la escalera,
en el ambiente húmedo y helado;
qué lejos quedará la Primavera
en aquel caserón tan desolado
donde un viejo cartel aún te recuerda
"se vende un corazón desesperado".

Brotarán de tus ojos esas lágrimas
que hace mucho tiempo ya brotaron
y cada habitación será una página
de un libro que tenías olvidado;
llegarás finalmente hasta la entrada
del último rincón, de nuestro cuarto,
y aún podrás leer sobre la cama
"se vende un corazón enamorado".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada