viernes

HOMBRE DEL OESTE

Título original: Man of the West. Año: 1958. País: Estados Unidos. Director: Anthony Mann. Guión: Reginald Rose. Música: Leigh Harline. Fotografía: Ernest Haller. United Artists. Duración: 100 minutos. Reparto: Gary Cooper (Link Jones), Julie London (Billie Ellis), Lee J. Cobb (Dock Tobin), Arthur O'Connell (Sam Beasley), Jack Lord (Coaley), John Dehner (Claude), Royal Dano (Trout), Robert J. Wilke (Ponch). Gary Cooper (Helena (Montana), 7 de mayo de 1901 - Los Ángeles, 13 de mayo de 1961) es para muchos cinéfilos el prototipo del hombre del oeste, más elegante que el rudo John Wayne que tuvo la suerte de ser dirigido por John Ford y Howard Hawks. Cooper contó con Cecil B. DeMille en varias ocasiones consiguiendo películas de gran calidad. Sin embargo su carrera es mucho más variada, tal vez porque como actor fue mucho más versátil. Su carrera dentro del western es ejemplar. En El hombre del Oeste nos encontramos ante un director al que no se ha valorado en su justa medida, me refiero al gran Anthony Mann, al que la descerebrada prensa española conocía por ser marido de Sara Montiel, olvidándose de su interesante carrera con títulos como Winchester '73 (1950); Horizontes lejanos (1952); Música y lágrimas (1953); Colorado Jim (1953); Tierras lejanas ( 1954); La última frontera (1955); El hombre de Laramie (1955); El hombre del oeste (1958); Cimarrón (1960); El Cid (1961); La caída del Imperio romano (1964). Por lo que respecta a la película que nos ocupa tiene a mi juicio un pequeño error. Gary Cooper es un hombre de pasado turbio que cambió de vida, se encuentra con su antigua pandilla de maleantes cuando ya ha rehecho su vida. Lo que desde un punto de vista argumental es válido y puede dar mucho juego, sin embargo resulta poco creíble que Cooper haya tenido un pasado delictivo porque es el vivo ejemplo de la nobleza personificada. Toda la trama gira alrededor de la segunda oportunidad. Cooper busca una maestra para su pueblo, acude a un fuerte lejano y conoce de paso al ferrocarril, el gran invento del momento. Conoce a una cabaretera que fue maestra en otros tiempos, pero le niega el derecho a rehacer su vida con un trabajo distinto. Sin embargo el argumento dará un giro inesperado y conocemos que él si tuvo esa segunda oportunidad que niega a la cabaretera que quiere ser maestra. También del tema de la redención, de la búsqueda de la segunda oportunidad y de la lucha para deshacerse de los fantasmas del pasado que tarde o tempano vuelven a aparecer. Un western sicológico que Mann resuelve con toda su maestría y su narración limpia, con un buen reparto de actores secundarios y un Gary Cooper magistral. Rodada en un primer cinemascope, Mann nos muestra esos grandes paisajes antes de adentrarnos en los interiores de la cabaña solitaria en donde Cooper deberá hacer frente a un pasado oscuro. Bella película y uno de los mejores trabajos del legendario actor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada